Puede Besar a la Novia

Culturalmente, existen frases icónicas que todo el mundo reconoce. No necesitas haber asistido a una boda o haberte casado para que hayas escuchado alguna vez a un sacerdote entonar estas cinco palabras. Todos las hemos escuchado en más de alguna ocasión de nuestras vidas. Y la imagen que conlleva es siempre una de amor, alegría y finalidad. Pensamos en la emoción de un novio que levanta con delicadeza el velo, y descubre la cara de su amada. Aún más fuerte que el “Acepto” el beso que los novios comparten en su ceremonia carga un peso casi ancestral. ¿Alguna vez te has puesto a pensar de dónde proviene esta famosa tradición y la razón por la que se popularizó? Aquí te platicamos en breve los orígenes de esta frase y beso tan icónico, y como su significado todavía hace eco en las iglesias donde se lleva acabo.

Beso Legal

Imagen via wikimedia.org

Existen fuertes pruebas que el primer beso entre el novio y la novia se daba durante la ceremonia en los tiempos del Imperio Romano, ya que era el gesto que sellaba legalmente su matrimonio. En las investigaciones que se han hecho acorde al tema, está implícito que la pareja no tenía ningún tipo de contacto íntimo con uno mismo hasta el momento de su boda. Por esta razón, el beso se convirtió en el contrato que uniría definitivamente a los novios en frente del jurado. Era un símbolo de una sinceridad legítima.

Beso de Paz

Durante el curso de varios siglos, este beso seguiría transformándose acorde a las necesidades de, primeramente, la Iglesia Católica. Fue en el siglo dieciocho en donde esta tradición comenzó a verse como un beso de paz. Aunque no lo creas, el sacerdote le daba un beso al novio, que después lo “compartía” con la novia. Puede parecer extraño, pero en ese entonces, simbolizaba un pacto de unión y prosperidad entre la pareja. Al haber compartido un gesto de parte del sacerdote, era como si hubieran recibido una bendición directa de Dios, brindando bienestar y paz a la nueva vida de los recién casados.  

Beso de Unión

La frase que todos conocemos no se volvió una tradición casi universal hasta nuestros tiempos modernos. Al igual que con el Beso de Paz, la influencia religiosa tuvo mucho que ver con la transformación final de esta costumbre. En vez de verse como un pacto legal o de paz, el acto se volvió en un emblema de unión espiritual. Cuando el sacerdote dice, “Puede besar a la novia,” significa que la pareja finalmente se une como uno. Es el intercambio de almas que ocurre entre dos amantes a punto de iniciar una nueva etapa de sus vidas, cumpliendo la parte de la Biblia que dice: “…y serán una sola carne.” [Génesis 2:24]  

You May Also Like